25/1/08

Anticiparse al Futuro: Planeamiento Estratégico

“Planificar o ser planificado”, así de simple y dramático podríamos definir la importancia de pensar, formular, ejecutar y controlar un plan estratégico para las organizaciones.
La frase que a primera vista parece sencilla y tal vez hasta un poco ingenua, encierra una complejidad e importancia tal que puede hacer depender de ella la propia existencia institucional.

El término Planeamiento Estratégico tiene en su denominación dos componentes bien diferenciados, pero que obtienen una sinergia sustancial al combinarse. Por un lado, Planeamiento y por otro, Estratégico.
Comenzaremos por el segundo para ser creativos.
Como todo término en Administración no existe una sola concepción del vocablo Estrategia, pero podríamos realizar una primera aproximación diciendo que las Estrategias son el conjunto de acciones y procesos mentales conscientes o inconscientes para lograr la anticipación y/o adaptación al contexto, con la finalidad de lograr los objetivos y metas, enmarcados en la Visión y Misión organizacional.
Obviamente como toda concepción quedarán fuera de la delimitación establecida un sinnúmero de elementos, pero para comenzar una breve introducción al tema le pido estimado lector acepte dicha propuesta.
Por otro lado nos encontramos con el término: Planeamiento. También aquí proponemos una de las infinitas posibilidades de conceptualización de este vocablo, por lo cual diremos que un planeamiento es la elaboración de un instrumento dinámico que se realiza en forma coherente y ordenado, en donde se deben contemplar todos los elementos básicos de la moderna administración estratégica.
Ahora bien sintetizando ambos conceptos podríamos expresar que el Planeamiento Estratégico es el que determina la dirección que debería seguir la organización en procura de lograr sus objetivos y metas, encuadrados en una forma coherente dentro de la Visión y Misión institucional.
Este instrumento es un elemento sustancial en el destino de las organizaciones.

Entre las Características más importantes del Planeamiento Estratégico podríamos mencionar las siguientes:

• Cooperativo/Competitivo: el Planeamiento Estratégico, tal como lo hemos expresado anteriormente es sustancial para que las organizaciones compitan en sus segmentos frente a otras organizaciones de similares o distintas características, posicionándolas de la mejor forma posible; no obstante, también coadyuva en forma sustancial a lograr las estrategias de cooperación y alianzas estratégicas necesarias con los distintos stakeholders relacionados con la organización.
• Prospectivo: un aspecto esencial que no se puede permitir dejar de tener un adecuado Planeamiento Estratégico, es la característica de ser prospectivo. Esto quiere decir que debe partir del futuro deseado (futurable), y trasladarse al presente, con la finalidad de establecer con notoria claridad las actividades necesarias para apuntar a ese futurable, aunque sea alcanzado el futuro posible (futurible).
• Holográfico: esto significa que el Planeamiento Estratégico debe tomar la totalidad de la organización teniendo en cuenta sus diferentes partes, pero no como aspectos aislados, sino asumiendo cada uno de ellos como una totalidad en sí mismos, reproduciendo el conjunto en su integridad. De igual modo, deberá tener en cuenta los aspectos esenciales del contexto pertinente de la institución.
• Sistemático: el Planeamiento Estratégico deberá adoptar una metodología de trabajo, que no culmina cuando termina de ser formulado, sino que es iterante, esto significa que deberá continuar el proceso en forma ininterrumpida para que cumpla con eficacia su cometido.
• Formal: es un proceso que debe cumplir con ciertas etapas -como se detallará más adelante-, por otro lado deberá integrarse a lo largo de la organización, a través de sus diferentes niveles y sectores.
• Emergente: concordantemente con las características anteriores, no se podrá descuidar aquellos aspectos del plan o aquellas estrategias que no surjan de manera formal y sistemática; sino que por el contrario surjan por canales no previstos, pero que constituyan aspectos neurálgicos para la organización, lo cual a posteriori deberían ser formalizados en el plan estratégico.
• Flexible: un adecuado plan estratégico es aquel que una vez formulado y puesto en práctica, permita adaptarse a las distintos condicionantes que se vayan generando tanto en los aspectos internos de la organización, como así también en su entorno.
• Conjetural: todo plan estratégico parte de determinadas hipótesis que por tratarse de aventurar y construir el futuro, son producto de determinadas suposiciones; es aquí sustancial la utilización como herramienta de apoyo los Escenarios.
• Largo Plazo: todo planeamiento estratégico es de largo plazo, sin pretender aquí determinar que tiempo exacto significa esto, ya que el mismo varía de acuerdo a diferentes parámetros (tipo de organización, sector en el cual se encuentra inmersa, productos, etc); y debería involucrar tanto a los planes de medio y corto plazo; en forma coherente y consistente.
• Orientativo: todo plan estratégico es una hoja de ruta o carta de navegación, con la cual la organización puede guiarse hacia el rumbo deseado; de ahí la importancia sustancial que el mismo tiene.


El Proceso del Planeamiento Estratégico
Un adecuado Planeamiento Estratégico debe contar al menos con cuatro etapas bien definidas, ellas son:
• Pensamiento Estratégico
• Formulación Estratégica
• Ejecución Estratégica
• Evaluación Estratégica

Sintéticamente (ya que en próximos trabajos profundizaremos en cada una de las variables intervinientes) podríamos especificar algunos aspectos centrales de cada etapa:

• Pensamiento Estratégico
Es la identificación y formulación precisa de la Visión y Misión organizacional (matriz de posicionamiento estratégico)

• Formulación Estratégica
Se establecerán los objetivos, metas, estrategias y planes partiendo de un diagnóstico del entorno de la organización (Amenazas y Oportunidades), como así también de la realidad interna (Fortalezas y Debilidades) [matriz FODA]

• Ejecución Estratégica
Se establecen los cursos de acción (estrategias alternativas) para los diferentes sectores, áreas y procesos organizacionales; como así también la aplicación de los indicadores de evaluación. (factores clave de éxito)

• Evaluación Estratégica
Es el momento en que se miden y evalúan los resultados. (balanced scorecard)

Si bien tener un adecuado plan estratégico no nos garantizará el éxito, si se puede decir que su ausencia es sinónimo de fracaso asegurado.

En las próximas entregas continuaremos profundizando las herramientas necesarias para llegar a tener un plan estratégico de excelencia para una organización enmarcada en la moderna administración estratégica.

Autor: Mg. Alejandro J. Torres
alejandrotorres@speedy.com.ar


1 comentarios:

Raul dijo...

Realmente claro y al punto, un saludo para Alejandro, muy bueno el blogg María José.
Raul